Hoy día, cuando escuchamos la palabra meditación, automáticamente tendemos a asociarlo con las tradiciones orientales, tal como la meditación budista, Vipassana, Zen, Tibetana, incluso el Tai Chi y el Chi Kung se les a llegado a denominar meditación en movimiento.

Aunque asociemos la meditación a oriente, realmente la meditación no va asociada a algún tipo de práctica religiosa, ni siquiera tiene por que estar ligada a un camino espiritual en concreto, sino, que es una practica natural por la cual el ser humano amplía su consciencia, profundiza el flujo de atención hacia los procesos de la vida (Externos e internos), volviendo a como era antes de ser condicionado por el mundo y llegando a conectar con ese campo que envuelve, atraviesa y da forma a todo.

La meditación es para todos. No hace falta tener fe alguna o practicar una religión determinada para meditar. Es una técnica que mejora las capacidades de atención y concentración, relaja el cuerpo y la mente y ayuda a disminuir el estrés de la vida moderna. Veinte minutos diarios practicados con constancia bastan para combatir la tensión, alejarse de problemas y aumentar la agudeza mental”

Lama y maestra de meditación Tashi Lhamo

Algunos de los tantos beneficios de la practica meditativa son :

  • Fisiológicos

    • Aumenta el flujo sanguíneo y reduce la frecuencia cardíaca

    • Permite un nivel mas profundo de relajación física

    • Mejora el sistema inmunológico

    • Mejora de la energía, fuerza y vigor

    • Mejora el flujo de aire a los pulmones, dando lugar a una respiración mas fácil y beneficiosa

    • Enlentece el proceso de envejecimiento

  • Psicológicos

    • Genera confianza en uno mismo

    • Aumenta el nivel de serotonina

    • Entrena a controlar los propios pensamientos

    • Mejora la capacidad de aprendizaje y memoria

    • Mejora la estabilidad emocional y la madurez emocional

    • Aumenta la capacidad para resolver problemas complejos

    • Desarrolla la capacidad de auto motivarse

  • Espirituales

    • Proporciona calma y serenidad

    • Armoniza cuerpo, mente y espíritu

    • Ayuda a vivir el momento presente

    • Permite acceder y vivir desde un nivel más profundo

    • Amplia la capacidad de amar

    • Favorece la vivencia de un sentido de “Unidad”

La meditación nos revela la quietud absoluta que mora dentro de la turbulencia de la mente”

John Welwood

          

                 El objeto de la práctica meditativa es la apertura de la consciencia al plano de lo transpersonal, es decir, la percepción de la realidad más allá de un ego ( persona/personalidad ) que, al ser observado, pasa de “sujeto” a “objeto” de observación.

Lo que mas facilita esta practica es el silencio interno, la quietud y contemplación, pero no hay que confundir el silencio con no hablar, ni la quietud con la inmovilidad, ni la contemplación con ver. El silencio interno significa tener quietud en la mente, incluso si hay ruido o palabras externas, tener la mente en silencio, como el mar, por fuera puede haber muchas olas y estar turbulento mientras que cuanto mas profundo se va mas quietud hay. La quietud no significa mantenerse inmovil, ya que cuando intentamos mantenernos inmóvil en una postura, hacemos un esfuerzo y centrándonos en esa inmovilidad molesta, cerrando la posibilidad a cualquier mensaje que nuestro cuerpo nos mande. Contemplar significa observar sin juzgar, sin darle ninguna connotación a lo que se observa y aunque parece fácil, nos pasamos el día entero juzgando todo lo que nos rodea inconscientemente.

A la hora de meditar, pueden aparecer cierto tipo de pensamientos o “demonios” internos que nos querrán atrapar en su oleaje aunque existen dos tipos principalmente:

  • El principal es el apego a la imagen que uno tiene de sí mismo, ya sea todo lo que nos define tanto física, emocional y psicológiamente ya sea nuestra personalidad, nuestra historia, nuestras experiencias, nuestras creencias y las ideas que tenemos sobre nosotros mismos y sobre todas las cosas.

  • La segunda son las emociones dolorosas o perturbadoras, el apego y la identificación (sobre todo inconsciente) con todo lo que nos define emocionalmente, nuestra “identidad emocional”. Las emociones dolorosas o perturbadoras se pueden simplificar en dos , “el miedo” y “el deseo” desde donde surgen todas las demás.

 

Mientras la mente pensante baila entre el recuerdo y la anticipación, la conciencia manifiesta la presencia atenta y despierta del ahora”

Ramayat

En la meditación simplemente te silencias y te abres al momento, sea lo que sea que este traiga… Te abres, te relajas,te entregas… Disfrutas de este momento presente, venga quien venga, se vaya quien se vaya.

Si requieres terapia u otros servicios de salud mental ¡LLAMAME!  o ponte en contacto conmigo para pedir cita.

Call Now Button1º SESIÓN GRATUITA
Abrir chat
1º Sesión gratuita y ademas los pensionistas, jubilad@s, desemplead@s y estudiantes disfrutaran de un 50% de descuento. Pulsa en el botón Escríbeme!!!
Powered by